Entrenamiento personal | Ejercicio en la tercera edad, por Carlos Lopez
384
post-template-default,single,single-post,postid-384,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge | shared by vestathemes.com,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Ejercicio en la tercera edad, por Carlos Lopez

Ejercicio en la tercera edad, por Carlos Lopez

Es sabido que el ejercicio forma parte de la salud y cada vez se tiene más en cuenta como parte de una forma de vida de calidad. En la tercera edad, se vuelve mucho mas importante, si cabe, y vamos a ver los porqués.

Diversas patologias del sistema músculo esquelético van relacionados con el avance de la edad, los mas importantes son:

  • osteopenia y osteoporosis: enfermedad característica de la tercera edad (y mas aun en mujeres postmenopáusicas) que interviene en la densidad mineral ósea y la resistencia de los huesos a la posibilidad de la fractura. Otra relación que conecta directamente con el ejercicio es que esta enfermedad se produce en inmovilizaciones o personas sedentarias, por lo que el ejercicio es la primera herramienta que favorecerá la absorción de calcio y mantendrá la estructura ósea en un buen estado.
  • Atrofia muscular: pérdida de masa muscular, que es la responsable de la capacidad de movimiento de las articulaciones, por lo que se relaciona con la capacidad de realizar cualquier acción en el día a día.
  • Artrosis: pérdida del cartílago hialino que recubre las articulaciones. Muchos estudios refuerzan la relación entre el fortalecimiento de la musculatura implicada en una articulación y la mejora en los síntomas de la artrosis en ésta.
  • Independencia y autocuidados: la capacidad de mantenerse independiente según vayan avanzando los años, se encuentra mas allá de la entrada a la actividad física de forma continua y sistemática.

Estas afecciones características del envejecimiento son algunas de una gran variedad pero vamos a centrarnos en las que se pueden ver beneficiadas con la actividad física de la manera más directa.

¿Y QUE TIPO DE EJERCICIO ES EL MEJOR?

La respuesta a esta pregunta es bastante controvertida, ya que hay muchas formas de actividad, unas más cómodas que otras y no se llega a un consenso claro.

Teniendo en cuenta las descritas anteriormente (hay mas posibles patologías, pero como las más remarcables y relacionadas con la calidad de vida) el tipo de ejercicio que más va a influir en ellas va a ser el trabajo de fuerza. Eso deja de lado recomendaciones clásicas como pasear o la natación, ya que no producen un nivel de activación suficiente como para producir adaptaciones en el sistema muscular. La capacidad de generar un mínimo de fuerza es lo que va a mantener la salud ósea, articular, muscular y general que permitirá mantener la desenvoltura en las actividades de la vida diaria

La elección de los ejercicios puede ser enormemente variada y, lo mejor, sería que fuese personalizada y adaptada a cada individuo y controlada por algun profesional capacitado.

Los parametros recomendados es realizar:

3-6 ejercicios que engloben todo el cuerpo: brazos, espalda, pecho y piernas

2-4 series de cada uno

10-12 repeticiones pudiendo hacer entre 3 y 6 repeticiones más.

No Comments

Post A Comment